Ritos Ancestrales

por | 8 Agosto, 2016

Los celtas celebraban sus ritos en bosques sagrados, pero no disponían de templos en los cuales albergar imágenes de sus deidades. Dio Casio escribió que los bretones tenían santuarios dedicados a Andraste, la diosa de la victoria 122 «Estos bosques eran lugares pavorosos, a los que se tenía un respeto reverencial y en los que solo se adentraba los sacerdotes.»

La reconstrucción de los lugares de culto que han sido encontrados en tierras germanas evidencia que éstos tuvieron como modelo los templos galorromanos. En Empel, en la orilla sur del río Maas, en Holanda, se han encontrado fíbulas metálicas y otros objetos que son indicio del culto a la deidad Hércules Magusenus, una combinación típica de las identidades romana e indígena.

En estos santuarios se dejaban armas y material para equitacion. El depositar objetos en el agua era otra variante en los rituales. En el nacimiento del Sena, en el oriente de Francia, hubo un emplazamiento, en el que se dejaron esculturas de madera de figuras humanas y de partes del cuerpo, dedicado a la diosa prerromana Sequana. Los pozos eran igualmente centros rituales.

Entre los dioses venerados por los bárbaros estaban también Sirona, diosa de las fuentes termales y curativas (Moselle, en el Rin; Sul o Sulis en Bath, Inglaterra); Epona, diosa de los caballos celta; Nehalennia (en la costa holandesa del mar del Norte), diosa de la navegación; y las diosas madre, Matronae anfaniae y Matronae, en la región del Rhin en Germania, Tácito nos dice que los germanos solo tenían tres estaciones: primavera, verano e invierno.

En realidad, dividían el año en seis períodos de sesenta días o dobles meses. El año empezaba al comienzo del invierno con una festividad equivalente al Samhain celta.

Las runas empezaron a aparecer en el siglo I o II d.C., y actualmente el consenso es que construyeron un intento deliberado de crear un sistema de escritura comparable al alfabeto latino como consecuencia del contacto intercultural entre los bárbaros y los romanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *